Precauciones para repara tu lavadora

En esta web puedes encontrar varios tutoriales para reparar diferentes averías de las más comunes en tu lavadora, pero realmente nunca antes nos habíamos tomado el tiempo de hablar de las precauciones a tomar para reparar tu lavadora, y como la mayoría de nuestros lectores son usuarios que no se dedican a ello profesionalmente, nos hemos dado a la tarea de hacer un listado de dichas medidas de seguridad.

precauciones para reparar

Como ya todos sabemos una lavadora trabaja con electricidad, y como cualquier aparato eléctrico siempre tiene algo de carga acumulada en alguna parte. Entonces el primer paso es desconectarla de la red eléctrica. En dado caso de olvidar este primer paso se corre el riesgo de recibir una descarga de 220V, dependiendo del aislamiento, si se hace tierra con el chasis de la máquina, que el piso esté mojado, y el tipo aislamiento que te proporcione tu calzado.

Lo segundo es cerrar la llave del grifo que deja pasar agua a la lavadora, y enseguida desenroscar la manguera con cuidado de no dañarla, una forma de hacerlo es con un trapo o una toalla. Ahora hay que sacar el tubo de vaciado del agua, para que cualquier exceso salga de la lavadora. Debemos procurar colocarla en el drenaje, para no ensuciar nada.

En tercer lugar (aunque también podría ser el primer paso) debemos tener a la mano las herramientas que vamos a necesitar para hacer la reparación. No necesitaremos muchas herramientas pero si es importante contar con; un destornillador de paleta, Dados con su llave, pinzas, y unas pinzas perras.

Por último debemos cerciorarnos de contar con el espacio suficiente para poder trabajar, hay que quitar cualquier obstáculo que impida la movilidad, o que pueda caernos encima con algún descuido. Trabajar en un lugar reducido se puede volver muy estresante y más si nos llegamos a golpear con algo, es por eso que debemos darle la importancia necesaria.

Como pueden ver las precauciones que les sugerimos son muy sencillas, y les aseguro que les harán cualquier reparación más sencilla, es cosa de ponerlas en práctica. Realizar cualquier trabajo mientras nos sentimos cómodos, es mucho más sencillo que cuando nos sentimos estresados o malhumorados. Además con todas estas precauciones prevenimos accidentes que pueden llevarnos a situaciones más graves que sólo una lavadora con fallas. Espero que este post les sea de utilidad, y lo puedan aplicar para cualquier otra situación de reparación.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *