Reparación de lavadoras.

Reparar el sensor de tu lavadora LG

En este práctico tutorial podrás aprender cómo resolver uno de los problemas en tu máquina, que es poco común pero muy fácil de arreglar, reparar el sensor de tu lavadora LG. Nuestra lavadora de última generación nos ayuda a identificar este problema gracias a su pantalla digital que nos despliega el código de error “LE”, que aparece cuando el tambor no gira. Esto generalmente ocurre cuando el sensor se ha soltado de los cables en la parte posterior de tu lavadora, o el sensor ha dejado de funcionar. Si al revisar los cables aún están conectados al sensor, será necesario reemplazarlo para reparar la lavadora.

repara el sensor de lavadora LG

Recuerden que el primer paso es desconectar la alimentación eléctrica de la lavadora, como ya lo hemos comentado en ocasiones anteriores, es para prevenir accidentes y que no nos impida la movilidad. Después hay que desconectar la lavadora de la toma de agua y drenar cualquier contenido de líquido que quedara en el tambor. Por último hay que separar o mover la lavadora a un área con espacio para trabajar.

Debes colocar una toma de aproximadamente 17 milímetros en el perno del rotor, y girarlo a la derecha con la mano, y cuando el rotor esté en movimiento podrás aflojarlo. Cuando esté totalmente flojo podrás retirarlo con cuidado recuerda que es pesado.

Localiza los soportes de la parte inferior izquierda en el estator que sostiene los cables en la parte trasera de la tina. Encuentra el cable de tierra (verde) y retíralo. Jala el estator en la parte trasera de la lavadora, presiona las lengüetas en los cables del sensor y saca el arnés del sensor. Usa un destornillador de paleta para liberar el sensor.

Ajusta el sensor de repuesto, fija el estator de nuevo en la parte trasera de la tina, une de nueva cuenta el cable de tierra, y asegura los cables del estator en la parte trasera de la tina con los soportes de los cables.

Coloca el rotor en el estator, e inserta el perno en el torno. Coloca la toma en el perno y gira a la izquierda con la mano, a medida que el rotor gira aplica fuerza al perno para ajustarlo.

Por último vuelve a colocar el panel posterior de la lavadora, y vuelve a conectar las mangueras en la parte trasera de la máquina y conéctala en la toma de corriente. Al final sólo resta hacer las pruebas pertinentes y listo.

Precauciones para repara tu lavadora

En esta web puedes encontrar varios tutoriales para reparar diferentes averías de las más comunes en tu lavadora, pero realmente nunca antes nos habíamos tomado el tiempo de hablar de las precauciones a tomar para reparar tu lavadora, y como la mayoría de nuestros lectores son usuarios que no se dedican a ello profesionalmente, nos hemos dado a la tarea de hacer un listado de dichas medidas de seguridad.

precauciones para reparar

Como ya todos sabemos una lavadora trabaja con electricidad, y como cualquier aparato eléctrico siempre tiene algo de carga acumulada en alguna parte. Entonces el primer paso es desconectarla de la red eléctrica. En dado caso de olvidar este primer paso se corre el riesgo de recibir una descarga de 220V, dependiendo del aislamiento, si se hace tierra con el chasis de la máquina, que el piso esté mojado, y el tipo aislamiento que te proporcione tu calzado.

Lo segundo es cerrar la llave del grifo que deja pasar agua a la lavadora, y enseguida desenroscar la manguera con cuidado de no dañarla, una forma de hacerlo es con un trapo o una toalla. Ahora hay que sacar el tubo de vaciado del agua, para que cualquier exceso salga de la lavadora. Debemos procurar colocarla en el drenaje, para no ensuciar nada.

En tercer lugar (aunque también podría ser el primer paso) debemos tener a la mano las herramientas que vamos a necesitar para hacer la reparación. No necesitaremos muchas herramientas pero si es importante contar con; un destornillador de paleta, Dados con su llave, pinzas, y unas pinzas perras.

Por último debemos cerciorarnos de contar con el espacio suficiente para poder trabajar, hay que quitar cualquier obstáculo que impida la movilidad, o que pueda caernos encima con algún descuido. Trabajar en un lugar reducido se puede volver muy estresante y más si nos llegamos a golpear con algo, es por eso que debemos darle la importancia necesaria.

Como pueden ver las precauciones que les sugerimos son muy sencillas, y les aseguro que les harán cualquier reparación más sencilla, es cosa de ponerlas en práctica. Realizar cualquier trabajo mientras nos sentimos cómodos, es mucho más sencillo que cuando nos sentimos estresados o malhumorados. Además con todas estas precauciones prevenimos accidentes que pueden llevarnos a situaciones más graves que sólo una lavadora con fallas. Espero que este post les sea de utilidad, y lo puedan aplicar para cualquier otra situación de reparación.

Una Lavadora que no centrifuga

Es normal que con el uso, nuestras lavadoras sufran algún tipo de avería y dejen de funcionar, y si no tienes dinero para comprar una nueva o para llamar a un profesional que te apoye con la reparación, no te desesperes arreglar la mayoría de las averías en una lavadora es sencillo. Si sabes usar tu lógica y cuentas con habilidades manuales, arreglar tu lavadora te puede salir mucho más barato de lo que te imaginas. Hoy te explicaremos como arreglar uno de los problemas más comunes, una lavadora que no centrifuga.

Lavadora que no centrifuga

Esta avería es muy fácil de detectar ya que cuando se presenta lo primero que podemos notar es el agua jabonosa estancada en la tina de nuestra lavadora, o si centrifuga de manera inadecuada nuestra ropa queda con jabón, sucia y empapada. No olvides verificar que la tapa este bien cerrada y no sea esta la razón del problema.

Lo primero que debes hacer detectada la avería es desconectar tu lavadora de la corriente, y lo segundo es voltearla del lado contrario hacia donde estén los controles, para evitar que el agua que queda en la tina los moje.

Ya con tu lavadora volteada lo primero a revisar es la banda, verifica que no esté rota o en mal estado, de ser este el problema repararla te resultara muy fácil y barato. Lo siguiente es revisar las poleas, su estado y si pueden dar vuelta, de nuevo si encuentras algún mal funcionamiento lo mejor es cambiar la pieza, para esto tendrás que retirar la banda.

Otra parte que suele fallar y ocasionar problemas con el centrifugado es la bomba de agua. Si te das cuenta de que ese es el problema tendrás que retirarla para revisarla más de cerca. Retira las mangueras que dejan pasar el agua y desatornilla la bomba con cuidado. Revisa bien que pueda girar sin problemas con la mano, y que no tenga obstrucciones en la polea o en el interior. Si tiene alguna pieza suelta es posible que la puedas volver a pegar o retirar obstrucciones, en el peor de los casos tendrás que reemplazarla por una pieza idéntica o una genérica que sea compatible con tu lavadora.

Estas son las averías más comunes que ocasionan un problema en el centrifugado de una lavadora, si ninguna de las anteriores es la razón del mal funcionamiento, podría ser el motor, para lo que te recomiendo contactar a un profesional si no cuentas con los conocimientos necesarios para repararlo.

Elegir la mejor Lavadora

Si estás a punto de comprar un electrodoméstico es recomendable que investigues un poco sobre las marcas, las cualidades de los aparatos y sobre las garantías que te ofrece cada una. Pero muchas veces no tenemos tiempo para eso o simplemente no nos interesa comprar según la marca, es por eso que hoy vamos a enseñarte como elegir la mejor lavadora para tu casa.

elegir la mejor lavadora

Todos somos diferentes y tenemos distintas necesidades, incluyendo el tamaño de los bolsillos, pero cuando compramos algo como una lavadora tratar de ahorrar dinero al inicio nos puede llevar a comprar algo que se desgaste rápidamente. Así que estás son las cosas realmente importantes a considerar al comprar una lavadora.

Cargas

Carga frontal.- Para usar este tipo de lavadora es necesario agacharte para introducir o sacar tus prendas de ropa, lo que a la larga te puede resultar cansado. Está lavadora te vendría bien si vives en un lugar con poco espacio, así puedes colocar muebles sobre ella sin que te estorben, pero no es muy recomendable si sufres de problemas en la cadera o eres de edad avanzada.

Carga superior.- Esta lavadora se carga en la parte superior, así que no es necesario agacharse, pero si debes estirarte hasta el fondo del tambor. A diferencia de una lavadora de carga frontal no se puede colocar nada sobre la ella.

Capacidad

La capacidad de carga normalmente varía entre 5 y 10 kilos de ropa, dependiendo del modelo y marca. Hoy la mayoría de las lavadoras permiten cargas menores al máximo, así que si comprar una con gran capacidad te puede resultar más práctica en algunas ocasiones.

Ciclos

Mientras más moderna sea tu lavadora puede contar con mayor número de ciclos distintos, los más comunes son para ropa delicada, ciclo rápido, ecológico, o ciclo rudo. Las nuevas tecnologías incluyen lavado con vapor, diferente tipo de temperatura, entre otros, y aunque esto resulte muy atractivo debes considerar si son realmente necesarios y si se adecuan al tipo de cargas que vas a lavar.

Ahorro de energía y agua

Hoy casi todos los electrodomésticos pueden ser comprados ahorradores de energía, y en el caso de las lavadoras ahorradores de agua, si el precio no es un impedimento para ti, comprar una lavadora ecológica puede ser una buena opción, ya que te traerá un costo beneficio a mediano y largo plazo, en tu consumo eléctrico y de agua.

Estos puntos básicos serán de gran ayuda para comprar tu lavadora, después de saber cuáles son tus necesidades ahora sólo resta buscar la marca que te de la mejor garantía y precio.

Lavadoras Ahorradoras de agua

En este blog además de hablar de varias marcas en lavadoras también hemos hecho hincapié en las máquinas que ahorran electricidad, agua, que facilitan el planchado o que eliminan ácaros del polvo, y hoy vamos a hablar de forma más específica de las lavadoras ahorradoras de agua, como funcionan y que tan conveniente es tenerlas.

lavadoras ahorradoras de agua

La cantidad de agua que consume una lavadora está ligada directamente a la capacidad en kilos de ésta, por ejemplo, una lavadora con una capacidad de carga de 7 kg. de ropa puede consumir desde 42 hasta 62 litros de agua, contra una de 5Kg. que consume entre 39 y 52 litros. Con estas características el consumo de agua en un hogar promedio se va hasta las nubes, y repercute en dos cosas, el gasto fijo de la familia y en el impacto ambiental.

Gracias a los avances tecnológicos en las lavadoras hoy contamos con máquinas que ahorran hasta un 50% de agua en comparación a sus predecesoras. Además existen funciones como el lavado con vapor, que además de ahorrar agua ayuda a disminuir el tiempo de planchado, quita manchas elimina ácaros y manchas difíciles de quitar.  Desde el 2012 en muchos países alrededor del mundo se empezaron a ver etiquetas en los electrodomésticos que indican el porcentaje de ahorro, en el caso de las lavadoras es más común que aparezca el “consumo anual” tomando 220 ciclos como un año normal de uso.

Dependiendo del presupuesto con el que podamos contar podemos elegir entre más opciones de lavadoras ahorradoras de agua, el precio no varía mucho entre las marcas, sino que depende más de las funciones que posea.

Las marcas más recomendables son General Electric, LG, Samsung, Maytag, Whirpool, Panasonic y Bosch. Aunque hay opciones igual de buenas en cada país estas que mencionamos son las más conocidas a nivel mundial.

Las ventajas de invertir en tecnología son muchas y en algunos casos hasta puede ser redituable a mediano y largo plazo. Las lavadoras han dado un brinco al siglo veinte uno, y aún hay varias marcas desarrollando mejores tecnologías. Así  no es para nada una mala idea pensar en invertir un poco más en una lavadora inteligente e ahorradora.

Arreglo de Lavadoras

Desde que se inventaron, nuestras lavadoras se convirtieron en una herramienta básica para el hogar, y como toda herramienta llega a tener sus desperfectos. Algunas personas optan por comprar una nueva siempre que algo falla, pero no todos tenemos las posibilidades económicas de hacerlo, y para las personas que les gusta hacer las cosas por ellas mismas hoy traemos todo lo que deben saber referente al arreglo de lavadoras.

Arreglo de Lavadoras

Para poder arreglar una lavadora debemos saber cómo funciona, ya que desempeñan varias tareas, usan ciclos de lavado que operan por tiempo, motores, ingreso de agua, expulsión de agua, exprimen, y modifican la temperatura del agua, y esto es sólo hablar de las cosas básicas que hace una lavadora.

Antes que nada debemos tener paciencia, ya que el funcionamiento de una lavadora puede resultar un poco más complejo de lo que la mayoría piensa, pero no es nada del otro mundo. Se debe ver el lago lógico de las cosas para poder entender su funcionamiento, y por último actuar.

Para la gente que tenga una lavadora inteligente será algo más fácil saber por dónde empezar ya que la mayoría te estas lavadoras te da un diagnóstico de lo que está pasando. Para la gente que no tenga una lavadora inteligente están los siguientes pasos:

1.- Identifique bien la falla lo mejor que pueda, encienda la lavadora y observe que es lo que pasa. Si es necesario obsérvela por la parte de abajo.

2.- Asegúrese de que la perilla o el reloj se encuentre en la posición correcta.

3.- Verifique que la puerta de la lavadora cierre bien.

4.- Revise que las mangueras y los grifos de agua están funcionando de manera correcta. Que las mangueras no tengan dobleces, y de paso el nivel de agua en el control.

Ya que se revisaron todos los controles de la lavadora y sabemos en qué parte se encuentra el problema pasamos al desmontaje de nuestra lavadora.

Dependiendo de la localización del problema tenemos que buscar la forma de trabajar en él, por ejemplo si el problema está en los controles sólo se desmonta el panel de control, si el problema es la parte interna tendremos que desmontarla completa, y si lo que falla es la banda, alguna polea, o bomba de agua, tendremos que acostar la lavadora con cuidado de no dañarla y poder acceder más fácilmente a la parte de abajo.

Recuerda que siempre que estés reparando tu lavadora tienes que desconectarla de la corriente y de las mangueras de agua, tanto de entrada como de salida.